Fiestas del Pilar

18/10/2010

La última noche

imagen
       Sopla cierzo y en el barrio de la Magdalena, junto a la torre, un perro corre moviendo el rabo muy contento, porque su ama acaba de quitarle el cachirulo que ha llevado al cuello durante diez días. No lejos de allí, en un bareto de gran solera alternativa, un hombre grandote y con barba espera la llegada de otro, también barbudo y corpulento. Él intuye que de este encuentro saldrá una relación duradera, pero el otro no acude a la cita. Según el Instituto Aragonés de Estadística, el número de plantones aumenta un 30 por ciento durante las fiestas, debido, principalmente, a los atascos pero también a intoxicaciones etílicas y otras distracciones. Al principio de la calle Mayor, dos pavos no pueden reprimir un ataque de risa al recordar un chiste que escucharon a un cómico (Roi Borrallas) en la plaza de san Felipe: "A mi me gustaría morir durmiendo, como murió mi abuelo, (pausa) y no gritando, como hicieron los ochenta que llevaba en su autobús". En un hotel céntrico, están felices porque la ocupación ha sido total durante las fiestas aunque hay un incidente que les irrita sobremanera: los ingleses de la habitación 431 se ha ido sin pagar. La factura debida asciende a 732 euros (IVA incluido) y, por si fuera poco, han dejado el minibar vacío. En el servicio de urgencias del hospital, un muchacho es atendido de una sobredosis de calimocho. Bueno, en realidad no puedo asegurar que sea solo de calimocho. Mi vecina Visi ha preferido quedarse tumbada en el sofá y no salir. Aunque lo ha pasado muy bien estos días, se siente agotada. Su marido Rubén, que es taxista, todavía no ha vuelto y Visi está escuchando un CD de Manuel de Falla, concretamente 'Noches en los jardines de España', mientras piensa en un hombre que no es su esposo. Yo no voy a dar más detalles, que no quiero liarla. Al lado de la torre de la Magdalena, hay un perro que corre y que mueve el rabo, contento porque las fiestas han terminado y ya no tiene que llevar cachirulo al cuello. Es que el cachirulo le picaba.
       
        *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

17/10/2010

Pasión por los clásicos

imagen
       Queríamos los del bloque una tarde tranquila y nos fuimos todos al concierto del Ensemble de Acordeón en la sala Luis Galve. El caso es que disfrutamos tanto, que ahora los vecinos somos forofos de la música clásica. Hoy, tomando café, sacamos el tema. Doña Coro lo tiene claro: "El ver a unos chicos tan jóvenes y ya tan buenos músicos me emociona. Ese Daniel Pérez es un virtuoso... Bueno, y los demás, también. ¡Qué bonitos los tangos! Yo me sé 'Caminito'. A lo mejor, luego me animo y os lo canto". A Martín, le gustó mucho la versión que hicieron de 'Mack the knife'. Para Visi, Miguel Ríos la canta como nadie. No se lo piensa dos veces y se pone a entonarla, mientras chasquea los dedos: "Si el diablo tiene cuernos / la serpiente, cascabel / Mackie tiene una navaja / pero nadie la puede ver..." La Visi ya está en racha: "A quien tenéis que oír es a Choo-man..." Martín la corrige, con algo de miedo: "Se dice Schumann, Robert Schumann, un romántico". "Claro, por eso me llega a mí tan hondo. Pero la obra que más me emociona es 'Sherezade', de Risqui Cosaco". Martín no puede aguantarse y suelta la carcajada: "Rimski-Korsakov, si no te importa". "¡Y qué más da! ¡Yo no puedo saber todos los idiomas, listo! Como llevo ya tantos cursillos de danza del vientre, 'Sherezade' la siento aquí, en el corazón". Siempre que la Visi dice "en el corazón" se da un golpe en el pecho y, después, se sube un poco el sujetador. Yo no entiendo por qué tiene que hacer esos dos gestos seguidos, como si llevara el corazón colgado de unos tirantes. Doña Coro me dice al oído "Visi es muy falsa; el que le gusta es Rosendo, que yo la oigo por el patio cuando se pone las casetes". Ajeno a la confidencia, Jorge, el quiosquero, comenta el cambio que ha dado el panorama de la música clásica en Zaragoza, gracias al Conservatorio superior de Aragón, que ahora es una referencia europea. Pero Doña Coro va a lo suyo: "¿Os canto 'Caminito'?" Y no espera respuesta: "Caminito, que el tiempo ha borrado..."
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

16/10/2010

Hotel en fiestas

imagen
       
       Aitor M. X. acaba de llegar a un hotel de Zaragoza. A Aitor, le dan la habitación 432. Sin abrir, deja la pequeña maleta sobre la cama y, sin más, sale corriendo a la calle. La calle es obsesivamente global, aunque lo autóctono resalta por su elegancia; de hecho, Aitor ya se ha fijado en tres aragonesas vestidas con antiguos trajes de campesinas ricas. Entre risas, logra hacerse una foto con ellas. Inmediatamente, con su móvil de última generación, mete la foto en Facebook con el siguiente pie: "Yo con tres mañas. No sabéis lo simpáticas que estuvieron conmigo cuando se enteraron de que era de Bilbao..." Al minuto, aparece debajo: A dos personas les gusta esto. Una de ellas es Edurne. Una hora antes, Edurne escribía en Facebook: "El traumatólogo me ha dicho que tengo que seguir con el brazo enyesado una semana más". A cinco personas les gusta esto.
        La habitación 431 está ocupada por una pareja inglesa que es muy amante de tres cosas de España: los toros, el vino y los hoteles de lujo. Para la Plaza de la Misericordia, ya tienen localidades de tendido bajo no lejos de la puerta de enfermería. Los hoteles, para ellos, han de ser lujosos pero sin ostentación aunque, eso sí, el baño ha de tener jacuzzi; el precio no importa porque son expertos en irse sin pagar. De hecho, la última vez que pagaron fue en 2002, en la feria de Valencia. La pareja inglesa no usa Facebook y tiene el móvil siempre apagado.
        En la habitación 433, una familia de Salamanca (padre, madre y una jovencita de 16 años), se prepara para salir a ver el gran manto de flores de la Virgen. La madre ha sido tajante al respecto: "Lo primero, al Pilar, que para eso hemos venido a Zaragoza y, después, a ver Chicago". La niña escribe en Twitter, al que siempre está conectada: "El hotel está lleno de viejos. Me voy a morir". Cuando Aitor vuelve al hotel, se cruza en la puerta del ascensor con los de Salamanca, que parecen enfadados. A los ingleses ni les ve ni les oye. Son una pareja enormemente discreta.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

15/10/2010

Atacado por la Visi

imagen
       
       Hola. Aquí, de paseo matinal por la plaza de Los Sitios, que está llena de puestos de alimentación. Apenas han transcurrido diez minutos, oigo que me llaman a grito pelado por atrás. Reconozco esa voz. ¡Glups, es la Visi, mi vecina! No tengo escapatoria y ella lo sabe: "Pues, nada, Juan, me he venido a comprar cosas selectas porque este fin de semana me vienen los primos de Tamarite de Litera y ¡tú no sabes bien lo morrudos que son los de Tamarite! Nos vamos a juntar doce y mira lo que he cogido: quesos de Trasmoz, azafrán de Monreal para la paella y licor de café de Colungo. ¿Qué te parece, eh? Es que yo no soy como la rubia que vive en el octavo de nuestro bloque, que la semana pasada me dice que ella no se queda aquí para fiestas, que se va al pueblo en busca de tranquilidad. ¡Ya! Lo que pasa es que así evita que los del pueblo le vengan a su casa; es muy rata esa mujer". Hace una pausa y vuelve a arrancar: "Además, venir por aquí me sirve de distracción, porque ayer tuve un disgusto muy fuerte en clase de danza del vientre. Llevé para todas unos cachirulos grandes para ponérnoslos en las caderas, en vez de esas faldas con monedas. Y les pareció una idea estupenda ya que estamos en fiestas, pero se me acercó la profesora muy rufa, diciéndome que el cachirulo no era apropiado para los bailes árabes. Me sentí muy desairada, y es que yo solo quería aportar mi grano de arena a la alianza de civilizaciones. ¿Tan difícil es comprenderme?" Yo me callo; se impone la prudencia.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

14/10/2010

Merienda económica

imagen
       
       En una churrería céntrica, dos jubiladas (una, viuda de un maquinista de RENFE y la otra, soltera pero que en tiempos vivió una historia de amor con un empleado de la Droga Alfonso) meriendan mientras charlan algo alborotadas. "Dicen que hay crisis, pero aquí no cabe un alfiler", comenta la soltera. La camarera, que está limpiando la mesa de al lado, interviene en la conversación. "Sí que hay crisis, pero como el Fondo Monetario Internacional ha dicho que la economía global va a repuntar este año casi un 5 %, pues la gente se ha animado a salir y a gastar un poco". "Ah", asiente distraída la soltera, que mira a unos japoneses que pasan por la calle. La camarera continúa: "Pero, eso sí, esa mejora se deberá principalmente a los países emergentes". La viuda se echa a reír: "Pues tengo suerte porque en mi barrio, casi todas las tiendas y los bares son de chinos o sea que vivo en una zona emergente en un país que se hunde". "No te pongas dramática, que estamos en fiestas", le ataja la soltera, que tuvo un novio de la Droga Alfonso que era alegre y cantaba jotas al final de los banquetes.
        Cuando la camarera se va, refunfuñando sobre la nula repercusión que ha tenido la subida del IBEX en su sueldo, la soltera retoma la palabra: "No te vas a creer lo que me pasó ayer. Saqué un pañuelo del bolso y se me cayó la tarjeta del autobús en una zanja del tranvía, justamente cuando la excavadora estaba sacando tierra. Mira, me puse a gritar como loca hasta que el hombre paró la máquina y me dio la tarjeta, eso sí, toda embarrada. Me quedaban solo dos viajes, pero, oye, no están los tiempos para tirar nada". Finalmente, entran los japoneses y la camarera les sirve chocolate y porras. En estos momentos, en Tokio son las 3 de la madrugada y nadie sabe cómo parar la continua revalorización del yen.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

13/10/2010

Disfrutemos en octubre

imagen
       En la calle Alfonso de Zaragoza, el aire huele a humo de puro, chocolate (del de beber), cubata y coco. A coco, sí, porque ahora mismo estamos al lado de un puesto ambulante donde se venden trozos de este fruto, además de almendras garrapiñadas en bolsitas de celofán, pistachos y manzanas caramelizadas; todo ello envuelto en el halo dorado de los atardeceres otoñales. El vendedor, de no más de treinta años, está hablando animadamente con un caballero de no menos de 60. Permítanme describir el aspecto de este caballero: alto, corpulento, de pelo gris y barba tupida, va vestido con un traje clásico de mil rayas y corbata plateada. Podría ser un altísimo dignatario municipal que se hubiera escapado de algún acto solemne en el Ayuntamiento. "Bueno, ¿cuántos trozos de coco ponemos?", pregunta el del puesto. "Me vas a poner dos; también me tomaría un algodón de azúcar de esos rosas bien a gusto, pero no puedo porque se me quedaría pegado a la barba. Además, me da miedo que me pille la prensa gastando en caprichos, sobre todo ahora que está el Ayuntamiento tan endeudado". El caballero sigue hablando sin parar y es que ha encontrado en el vendedor de coco a alguien que le escucha con atención y sin hacerle preguntas molestas. "Pero algún capricho me tengo que dar en fiestas. ¡Carpe diem! Disfrutemos de la vida en octubre, que vendrá noviembre con la cruda realidad. No quiero ni pensar en noviembre; no sé si vamos a poder pagar el servicio de autobuses o la calefacción de los colegios..." De pronto, llega nítida la música barroca que interpreta una orquesta del Este y el caballero suspira: "Ay, qué relajante es Vivaldi". El vendedor carraspea: "Ejem, no es Vivaldi. Es el adagio de un concierto para oboe de Alessandro Marcello. Yo mismo lo he interpretado muchas veces. Es que soy músico, pero como ahora no hay trabajo pues me he montado este puesto". Empieza a soplar un viento frío que recuerda noviembre. El caballero tuerce el gesto y echa a correr hacia el ayuntamiento. No lo podría asegurar pero, para mí, que se ha ido sin pagar el coco.
       
       Si te ha interesado este artículo, puede que te interese este otro: No todos están de fiesta
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

12/10/2010

La Visi, oferente

imagen
       Coincido en la panadería con la Visi, mi vecina, a media mañana. "¿Tú por aquí a estas horas y todavía sin vestirte para la ofrenda?", le pregunto extrañado al verla con camiseta y vaqueros. Para contestarme, se embala: "Este año no voy a la ofrenda porque el año pasado tuve muchos disgustos. Fíjate que nada más colocarme en mi grupo, con las de mi asociación de mujeres, unas que no conocía de nada empezaron a gritarme que me había colado. No sabes lo impertinentes que se pusieron. Te lo digo sinceramente: yo me puedo colar en la pescadería o en la parada del autobús, pero ¡de ninguna manera en un acto religioso tan grandísimo como este!, que encima se está retransmitiendo por la tele para toda España y te pueden ver. Bueno, pues después de este sofoco, cuando nos tocó ponernos en marcha, caímos en la cuenta de que no teníamos flores, que los de la floristería no nos habían traído la cesta a la hora fijada. O sea que teníamos que desfilar por la calle Alfonso sin un mal clavel. Pero entonces ocurrió algo que yo calificaría como... un detalle muy bonito del destino: a pocos metros por delante de nosotras, una señora vestida de ansotana se cayó porque le había dado una lipotimia o algo parecido. No lo pensé dos veces y me fui corriendo hacia ella y, cuando llegué, ya estaba rodeada de muchos que querían ayudarla, porque la gente tiene un corazón muy grande. Y yo me dije: Visi, lo mejor es que te lleves su ramo, no vaya a ser que se lo pisen y no es justo que la Virgen se quede sin él. Y me volví, supercontenta, con el ramo, que era de gladiolos muy preciosos, a mi grupo. "¡Ya tenemos flores!", les grité. ¿Crees que me felicitaron o me aplaudieron? Pues no, al contrario: me empezaron a hacer preguntas molestas, como si yo fuera una choriza. Ah, a propósito, no sabes lo aficionados a los embutidos que son los oferentes. Los hombres llevan la alforja con pan, longaniza, fuet, y no paran de comer. Me parece muy mal; sobre todo que no nos ofrezcan a las mujeres. Así, no es extraño que a algunas les dé una lipotimia..."
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

11/10/2010

FIZ 2010. Pete Doherty, ese buenazo

imagen
       Hola. Esto es el Festival de música independiente de Zaragoza (FIZ 2010) y está actuando Tim Robbins (actor y director californiano ganador de un oscar), al frente de una banda con un repertorio que recuerda a Johnny Cash, Tom Waits o Dylan. Para mí, que aquí en la multiusos el sonido no es bueno porque los instrumentos se mezclan en un batiburrillo que retumba a un volumen muy alto. Cerca de mí, un pavo va repartiendo tarjetas entre los asistentes. Me da una en la que se anuncia como otorrino. "Acabo de abrir esta consulta privada y he pensado que este es un buen sitio para darme a conocer", le dice a una chica muy mona, con flequillo, que no le oye.
        Un tanto ajeno a Robbins, el personal charla y bebe cerveza en vasos de plástico. Un dato curioso: en la multiusos no venden cerveza sin alcohol. La alternativa es refresco de naranja o de limón, servido de una botella de tamaño familiar. Uff, me parece cutre. El suelo está cubierto de los vasos de plástico que la gente tira y que, después, pisa, haciendo crack, crack, como si aplastara cucarachas de una especie amazónica. Y se va Tim Robbins.
        Y aparece Pete Doherty en escena. Para los que no lo sepan, Dohertty es un músico que tiene un armario lleno de sombreros (principalmente del modelo borsalino) y un historial de tropiezos con la ley bastante abultado. Sí, ya sé que estas cosas no tienen nada que ver con la música, pero este, concretamente, es un caso en el que lo privado (sus pasotes y sus novias famosas) y lo público se han mezclado con gran sabiduría para producir una marca que da bastante pasta. De siempre, ser mal chico se ha valorado mucho en el mundillo del rock, pero cuando veo a Pete salir al escenario del FIZ acompañado de dos bailarinas con tutú (para mí, un detalle un pelín moñas), creo que manda el mensaje subliminal de que está sentando la cabeza y de que, muy pronto, compondrá canciones para toda la familia. Al final, el cantante regaló su sombrero al público. De malote, nada; este tipo es un buenazo.
       
       Si te ha interesado este artículo, puede que también te interese este: Noches en tierra de indies.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

10/10/2010

El nuevo Tubo de Zaragoza

imagen
       
       Hola. Aquí los del bloque tomándonos un café en el bar de la esquina, ¿ustedes gustan? Muy excitada, doña Coro está contando lo bien que se lo pasó en las fiestas del Tubo: "Mirad, fui con dos amigas de la asociación de viudas a la plaza de España y allí estaba la Corita Viamonte leyendo un pregón subida en un carromato, acompañada de la Serafina, ya sabéis, la cigarrera que pone el puesto al lado de casa Lac..." Visi la interrumpe: "Que se llama Herminia, que lo de Serafina le viene por su marido Serafín". "Oye, Visi, si me interrumpes, me callo y me voy. Como os decía, estaba Corita y Mary de Lis y Marga Castillo, que fueron vedettes del Plata. Yo es que al Plata iba alguna vez con mi difunto esposo. Entonces, una mujer no podía cruzar sola ese barrio, que había mucho vicio: billares, tiendas para fumadores y (bajando la voz) casas de mala nota". La Visi suelta una carcajada: "Pero ¡a ver si ponemos al día el vocabulario, que ya nadie dice casas de mala nota! Ay, esta mujer se pasa de antigua". Doña Coro se pone digna: "Mira, guapa, para modernizarme no voy a perder la educación, que ya hay mucha basta en el barrio". Martín, que es profe en la universidad, trata de bajar la tensión: "A mi, lo que no me gusta del Tubo es que está perdiendo su carácter canalla y se está convirtiendo en una zona para turistas y gente guay. Si no fuera por las bodegas Almau, la barbería o la condonería, ya se habrían olvidado las raíces castizas del barrio. El salón limpiabotas se ha convertido en un bareto, desapareció la lechería y las calles ya no huelen a calamares fritos. Y encima, es una zona cara". Jorge, el del quiosco, está totalmente de acuerdo: "Cierto, los del club de ajedrez nos dimos una vuelta por allí hace poco y por un vino de la casa y una croqueta nos soplaron cinco euros a cada uno. Y eso mismo, después, en bodegas Almau, solo nos costó dos euros treinta. Creo que habría que hacer un estudio comparativo de precios de 'vino más croqueta' en la zona, que es lo que no hacen los periodistas gastronómicos". Y doña Coro y la Visi se ponen a gritar a la vez, entre risas: "Oye, ¡apúntanos ya para ese estudio!". En fiestas, son como niñas, te digo.
       
       Precios comparativos en tres establecimientos del Tubo, en la segunda quincena de septiembre de 2010:
       Bodegas Dalmau, calle Estébanes. Croqueta de jamón y clarete: 2, 30
       Taberna Doña Casta, calle Estébanes. Clarete y croqueta de jamón: 4, 25
       Taberna La Despensa, calle Libertad: Clarete y croqueta de jamón: 5,25 (Detalle del ticket: 1 bebida: 1,75; 1 tapa: 3,50)

       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

09/10/2010

Haciendo planes

imagen
       No me apetece mucho, la verdad, pero acabo llamando a mi vecina la Visi a ver si ha pensado en algún plan para los del bloque en estas fiestas. El año pasado, fue ella quien tuvo la idea de que fuéramos todos al Café del Plata en dos ocasiones y, sinceramente, nos lo pasamos pipa y, además, la juerga sirvió para mejorar la convivencia entre vecinos, que suele ser complicada. Peor resultó el concurso de tapas que nos organizó en el portal, porque muchos solo aportaron bolsas de ganchitos o aceitunas con hueso; en fin, más vale olvidarlo. Bueno, el caso es que la llamo y me contesta con voz modorra, como con dificultades para vocalizar: "Lo siento, Juan, no puedo atenderte, que tengo toda la cara cubierta de rodajas de pepino. Ya sabes, el pepino es el botox de las pobres. Oye, te llamo dentro de un rato... Bueno, no, mejor me llamas tú, que es más barato". Y me cuelga. Esta mujer es una manipuladora nata: que la llame yo no es más barato, es simplemente gratis para ella, no te fastidia.
        Al cabo de una hora, vuelvo a marcar. "Ah, eres tú...", me dice como decepcionada. "Si quieres saber si tengo algo pensado para estas fiestas, te diré que no estoy con ánimos de nada. Mira, para empezar, fíjate lo que me ha pasado. Resulta que cuando fue el Mundial de Fútbol nos cambiamos de tele, que era una de esas grandotas, y nos compramos una de pantalla plana que se ve divinamente. Pero me surgió un problema de conciencia: ¿donde colocaba yo la Virgen del Pilar, que había estado encima de la tele toda la vida? No me lo pensé dos veces y, aunque mi Rubén protestó mucho, sujeté la imagen a la parte de arriba de la pantalla con precinto de embalar, de ese marrón. Y ayer, cuando entré en el salón, me vi la Virgen colgando boca abajo, que se había despegado casi todo el precinto. Oye, me lo tomé como un aviso celestial de que estas fiestas no iban a ser nada buenas para mí. Y eso que no soy supersticiosa. Bueno, oye, que cuelgo, que esta llamada me va a costar una fortuna" ¡Pero, Visi, si te he llamado yo! Aguántala.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

19/10/2009

Todo final es futuro

imagen
       Cuca ZD es una mujer felizmente casada pero el pasado día del Pilar coincidió en el ascensor con su vecino, el señor VF, al que conoce desde hace quince años nada menos. Su relación ha sido siempre superficial y correcta, para qué más. Pero ese 12 de Octubre el señor VF iba vestido de baturro con su camisa relimpia, su chaleco, su faja azul y sus recias piernas de exjugador de tercera regional enfundadas en unas medias blancas. Cuca se quedó prendada de ese maño y no podía apartar los ojos de sus pantorrillas. Él, consciente de su atractivo como baturro urbano, hizo un amago de paso de jota. Y Cuca se ruborizó intensamente. En ese mismo momento, en el ascensor, comenzó una historia bonita pero peligrosa. Acabadas estas fiestas, no puedo contarles nada más hasta que empiecen las del año que viene; lo siento.
        En un adosado a las afueras de Zaragoza, el escritor Luis X, que está pasando apuros a causa de la crisis, tiene una idea al ver la ofrenda de flores; escribirá el libreto de una ópera que dividirá en tres actos: Los Sitios, la Exposición Hispano-francesa y la Expo 2008. En el último, se celebrará la multiculturalidad del Aragón moderno con rondallas de jota, percusión africana, la voz de una soprano catalana cantando algo de Labordeta y los tambores de Calanda. ¡Será la primera ópera-fusión del mundo!, pero con nuestras raíces. El escritor Luis X piensa que las instituciones no podrán negarse a subvencionar generosamente su proyecto. ¿Está en lo cierto? Si de aquí a doce meses, sé algo, prometo informarles.
        En un piso del barrio de San José, hay un drama familiar por motivos en principio poco importantes. Resulta que los dos hijos no comparten los mismos gustos musicales; hasta aquí, nada extraño. La hija quiere ser jotera y no para de escuchar discos de jota, especialmente de Begoña García, a quien le gustaría parecerse. Su hermano, en cambio, es un fan de los Rolling y de los Ramones. Al ser sus habitaciones contiguas, cada uno pone su música a un volumen muy alto para no oír la del otro. Y así, esa casa es ya un infierno. Los dos han adquirido por Internet el mismo libro de un escritor que cumple cadena perpetua en una cárcel de Francia, titulado "El crimen imperfecto. Cómo evitarlo". ¿Llegará la sangre al río? En las próximas fiestas del Pilar lo sabremos.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA del cuadernillo especial de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

Artículos anteriores de Fiestas del Pilar


Café del Plata. Glamour de playback y formica
Esperando a Sara Montiel
Hombres, niños y títeres de cachiporra
No todos están de fiesta
Darwin con cachirulo
FIZ 09 Zaragoza. En tierra de indies
Gramática de la tapa
En bloque, al Plata