Escrito con tiza

05/12/2010

Universitarios autóctonos

Hola. Los universitarios no nacen, se hacen. Quiero decir que cada país tiene un tipo de estudiante, igual que le es propio un tipo de vegetación o un modo de cocinar. Esto viene a cuento de un estudio de la Fundación BBVA a partir de 18.000 entrevistas en seis países europeos. Los universitarios españoles, muy bien, gracias, pero hay algún dato que no deja de ser mosqueante: por ejemplo, dedican unas 13 horas semanales a estudiar fuera de clase, mientras que los suecos dedican 20; y no vale decir que esto pasa porque en Suecia oscurece pronto y hace mucho frío ya que los italianos, tan mediterráneos o más que nosotros, dedican 19. Además, a lo poquito que, comparativamente, los de aquí hincan los codos en casa, hay que añadir otro dato de preocupar: los españoles son los que en mayor grado aceptan conductas como copiar en los exámenes, reproducir material de Internet sin citarlo o presentar como propios trabajos de otros. Vaya, vaya, qué pandilla de perillanes tenemos. La diferencia en estos puntos es muy pronunciada con respecto a suecos y británicos porque en las sociedades de arraigado calvinismo, la valoración del esfuerzo personal y el rechazo social al engaño son muy fuertes mientras que en las sociedades católicas, somos más, cómo decirlo... más vivalavirgen (una expresión, por supuesto, nada protestante).
        De todo el estudio, lo más comentado en los medios ha sido el que siete de cada diez universitarios españoles vivan con sus padres mientras que en Reino Unido o en Alemania solo lo hacen dos. Con independencia del preponderante papel que juega la familia en España, la tradición y funcionamiento de la universidad en países como Gran Bretaña pueden explicar este dato; allí, cada facultad tiene un prestigio "socialmente certificado" (muy influyente en el futuro laboral del estudiante) que le permite imponer unas reglas de admisión muy específicas y eso hace que el estudiante tenga que buscarse por todo el territorio nacional la facultad adecuada a sus méritos y aptitudes, a no ser que, desde sus primeros años de bachillerato, se haya fijado como objetivo entrar en la que tiene cerca de su casa. Lo dicho, cada país tiene su especie autóctona de universitario: el de España, es muy español; no es una redundancia, yo sé lo que me digo, porque en Suecia, el estudiante también es muy sueco. Nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

14/06/2010

Enseñar, desesperar

España lleva décadas sin tener suerte con los ministros de Educación: desde aquel José Mª Maravall, gran impulsor de la LOGSE en los 80 pero derrotado por Jon Manteca, un muchacho que se hizo famoso por su destreza en romper farolas con una muleta, hasta el actual, un catedrático de Filosofía que parece pensar que la diferencia entre los discípulos de Sócrates y los de ahora es que estos necesitan un ordenador para comunicarse con el profesor. No es tan extraño que la educación sufra maltrato crónico porque se trata de una industria que fabrica exclusivamente futuro. Y el futuro es intangible, por mucho que se sepa que acabará convirtiéndose en presente. Por eso, la enseñanza es la profesión más hermosa y más poética que existe y, también, la más incomprendida y la más ingrata. Un profe tarda mucho en ver los frutos de su trabajo, si es que los llega a ver alguna vez, pero espera, por lógica, que los gobiernos entiendan y enaltezcan su oficio, que es básico para que el país avance fuerte, sabio, respetable e independiente. Reconozco que esta especie de discurso inicial me ha dejado un pelín exhausto pero tan encendidas (y sinceras) palabras se deben a la reciente difusión de un manifiesto suscrito por los mismos profesores.
        Creen estos docentes que en esta época de penuria va a revalorizarse el sentido común. Inocentones ellos, esperan que la pobreza acarree cordura y proponen vías de ahorro, por si el problema es la falta de ideas. Es más que probable que sus sensatas peticiones se ignoren pero, por la franqueza con que las han expresado, la reflexión se hace inevitable. Piden la supresión de los liberados sindicales... Y es que se ha ido asentando la sospecha de que a estos, más que vocación de servicio a sus colegas, lo que les mueve es el deseo de alejarse de las pizarras o de los destinos indeseados. Piden, también, que dejen de enviar ordenadores para los niños de primaria (porque se infrautilizan y estorban), lo que supondrá un gran disgusto para la empresa proveedora pero un gran ahorro para el estado. Y solicitan que se supriman todas las ayudas y becas a los alumnos "de nulo trabajo e inaceptable rendimiento", ya que es conveniente que los chavales aprendan que solo el esfuerzo merece recompensa. Piden más cosas, pero yo creo que, en el fondo, sólo quieren que se les escuche. Políticos, escuchen a los profes.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

04/01/2010

Artículos de LA CRÓNICA, materia de examen.

De vez en cuando, Google me descubre la utilización de textos míos como material para ejercicios y exámenes de alguna institución educativa. No hace falta que diga que, siendo profesor, me siento muy orgulloso de que esto ocurra. Aquí se pueden ver tres ejemplos:
       
       1) El artículo "EN LAS RUINAS DEL RESPETO" fue la prueba de Lengua (opción B) en los exámenes de Selectividad, en junio de 2008, de la Universidad Pública de Navarra. Además, en un blog de didáctica de la Lengua se muestra una solución a las preguntas de la prueba:.
       
       2) Un párrafo de mi reseña de WOODY ALLEN: LA BIOGRAFÍA, de Eric Lax, figura como ejercicio de comentario de textos en una prueba del colegio Gran Padre San Agustín de Arequipa (Perú). Las preguntas que se plantean aquí son modélicas, en cuanto que invitan a un análisis estimulante y minucioso. Realmente interesante desde un punto de vista didáctico para profesores de lengua. Véase en archivo pdf
       
       3) El artículo LA TECNOCADUCIDAD fue elegido para las PRUEBAS DE ACCESO A CICLOS FORMATIVOS DE GRADO MEDIO del Gobierno de Aragón. Si quieres ver dicha prueba, pincha aquí

jmheraldo@hotmail.com | Imprimir

10/05/2009

Aquellas listas y Carlos Marzal

Hola. Hubo un tiempo, ya lejano, en el que la memoria se ejercitaba sin parar en las escuelas. Pero a finales de los años 60 del siglo XX, el desarrollo de la memoria en el aprendizaje cayó en un descrédito total. Se confundió, pienso, "memorizar" con "saberse la lección de carrerilla", que significa adquirir conocimientos sin enterarse mucho de lo estudiado. La muerte del "aprendizaje memorístico" arrastró a la tumba el estudio de listados en casi todas las materias. Ciertamente, las listas tenían muy mala prensa y la culpa era, sin duda, de los reyes godos que gobernaron la Península Ibérica. Vamos a ver, sinceramente... ¿a quién conocemos que fuera obligado, de verdad de la buena, a aprenderse esa famosa lista? Creo que la de Ataúlfo, Sigerico, Walia, Teodorico, Turismundo (y otros treinta nombrecitos parecidos) es una especie de leyenda urbana, alimentada para ejemplificar lo absurdo de un tipo de enseñanza.
        Estos pensamientos que hoy me han invadido de sopetón están causados, indirectamente, por unas palabras que hace poco oí al poeta Carlos Marzal. Decía él que un día notó, en un libro de texto, algún cambio en la lista de preposiciones que había aprendido de niño, a saber: "a, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras." ¡Ya está!, se dijo, la diferencia es que ha desaparecido la cuarta preposición: a, ante, bajo... ¡cabe! Y Marzal decidió dedicar un poema a la obsoleta "cabe", que significa "junto a". Reproduzco los primeros versos: "Esta preposición lo dice todo, / porque viene de lejos y en voz alta. / Su desuso/ no significa nada en este idioma/ con que yo ajusto el mundo a mi deseo, / con que deseo el mundo en mis palabras."
       Vuelvo a lo de las listas memorizadas, que iban desde lo futbolero (la alineación del Real Zaragoza de Los Magníficos: Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra) hasta lo científico (los metales por valencias: litio, sodio, potasio y plata, etc.) pasando por lo más sagrado (los pecados capitales y las virtudes que los contrarrestan: contra soberbia, humildad; contra avaricia, largueza; y así hasta siete, o sea, catorce). Y ya vale de listados. Ahora regreso al poema de Carlos Marzal, que me apetece aprendérmelo de memoria, si me permiten. Nos vemos.
       
       El poema de Carlos Marzal (Valencia, 1961) citado aquí se titula "Cabe el vivir estoy" y pertenece a su libro ÁNIMA MÍA (Tusquets editores. Barcelona, 2009) En su presentción en la FNAC de Zaragoza, Marzal dijo que lo escribió como un "homenaje a la lengua española".
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que escribirlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

25/01/2009

La diversidad. Otra vez leyendo a Ricardo Moreno

Hola. Para empezar, un tópico: cada persona es un mundo. Pues sí, nadie lo discute. Cada uno de nosotros lleva encima tantas variantes genéticas, culturales, afectivas o geográficas que parece imposible que podamos vivir juntos en el mismo planeta. Y, aunque nos sorprenda, lo hacemos porque lo que tenemos en común es mucho más que lo que nos diferencia. Se calcula que unos dos millones de personas (o sea, dos millones de mundos) asistieron a la toma de posesión de Barack Obama en Washington. En esa multitud de hombres y mujeres de todas las clases sociales y de todas las edades, había negros, mulatos, blancos; listos y menos listos; gordotes y figurines; raperos y fans de Chopin. Es decir, la enorme avenida que llega hasta el Capitolio estaba llena de una incalculable diversidad. Obama dio un único discurso, que todos los asistentes escucharon en silencio y con respeto. Esa actitud igualó a dos millones de seres humanos distintos.
        imagenQué suerte tuvo Obama de que no le supervisaran las autoridades educativas españolas porque, sin duda, le habrían acusado de "negligencia en la atención a la diversidad" y le habrían hecho dar varios discursos, todos a la vez, adaptándose a las diferencias de raza, de nivel cultural o de aptitudes de cada oyente. La "atención a la diversidad" es el gran concepto que rige la enseñanza obligatoria en España y con el que se hace pasar por bueno el disparate de que lo único que se requiere a los alumnos de un mismo curso es que tengan la misma edad, merezcan o no estar en ese curso por sus conocimientos. Así no se estimulan los valores que nos igualan, como el esfuerzo, el sentido de la responsabilidad o el afán de avanzar. Son reflexiones mías, sí, pero que las hago, una vez más, tras la lectura de un capítulo, divertido y sereno, de "La buena y la mala educación", ese libro "compañero del profesor" que ha escrito Ricardo Moreno. Él, por su parte, cita a Montaigne: "En cada hombre está presente toda la condición humana, por mucho que cada ser humano sea irrepetible."
       *La imagen corresponde a un retrato de Michel de Montaigne (1533-1592)

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

07/12/2008

Ricardo Moreno, a pie de pizarra

imagen
       Hola. Un grupo de padres de un instituto de Zaragoza está recogiendo firmas para que los exámenes de septiembre sean en septiembre y no en junio. Esto, de entrada, suena raro pero no lo es. Los exámenes de septiembre han existido siempre para los alumnos de Bachillerato pero no para los de la ESO (los de 12 a 16 años). En 2004, se dispuso que estos alumnos recuperaran esas pruebas para que pudieran reducir el número de suspensos antes de pasar al siguiente curso. Hasta aquí, todo se mueve dentro de la lógica. Pero se permitió a las comunidades autónomas decidir el mes de esos exámenes (o junio o septiembre) y la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón optó por junio. La entonces consejera, doña Eva Almunia, ahora ascendida a Secretaria de Estado, justificaba la medida por vía ideológica: realizar la prueba extraordinaria en septiembre sólo favorecería a las familias de más ingresos, que podrían permitirse un profesor particular para sus hijos en verano. O sea que lo mejor, en términos de justicia social, era que los chavales se examinaran de las asignaturas suspendidas ¡tan sólo una semana después de haberlas suspendido! Sin duda, se trata de un razonamiento tan progre como absurdo que, de tenerlo escrito, se lo habría enviado inmediatamente a Ricardo Moreno.
        Recordemos: él es el autor del muy celebrado "Panfleto antipedagógico". Profesor de Matemáticas en un instituto, recogió en ese libro sus reflexiones sobre el desastre educativo que se estaba produciendo en España en nombre de un progresismo que igualaba a todos los alumnos bajando el nivel hasta extremos preocupantes. Su "Panfleto" (cada día que pasa, más actual) fue un alivio para muchos profes, que vieron sus propias ideas sobre la situación en las aulas claramente expresadas por escrito. Ahora, Ricardo Moreno acaba de publicar, con prólogo de Eduardo Mendoza, "De la buena y la mala educación. Reflexiones sobre la crisis de la enseñanza" (editorial "Los libros del lince"). Siempre a pie de pizarra, con pura sensatez, va desmontando los grandes conceptos con que se ha justificado la política educativa que padecemos. Otra vez es un placer leerle, en serio.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

06/10/2008

Un artículo de La Crónica en Selectividad de la UPNA

Por esas casualidades que te brinda Internet, hace dos semanas me enteré de que el artículo "En las ruinas del respeto" fue la prueba de Lengua (opción B) en los exámenes de Selectividad, en junio de 2008, de la Universidad Pública de Navarra. Por un lado, siento cierta emoción al imaginar a cientos de estudiantes de 2º de Bachillerato leer, con los nervios propios de la prueba de acceso, un artículo mío. Por otro, creo que no tuvieron mala suerte pues el artículo tiene un mensaje claro y una estructura sencilla. Pero he de confesar algo: no sé si habría contestado correctamente las preguntas del examen; pienso que mi nota no habría pasado del 7. En un blog de didáctica de la Lengua (cuya autoría me ha sido imposible localizar), se muestra una solución a las preguntas de la prueba: es muy halagador comprobar que hay lectores que te entienden a la perfección. Gracias a quien corresponda dárselas.
       Estas han sido las preguntas:
       l.-Comentario lingüístico (5 puntos):
       a- Tema (0,5 puntos).
       b- Tipología del texto (1,5 puntos).
       c- Adecuación del texto (3 puntos).
       2.-Comentario crítico (2 puntos):
       a - Desarrolle una opinión razonada sobre el asunto que aborda el autor y su postura.(1 punto).
       b- Explique el sentido y la forma lingüística de la expresión: "Sobre las ruinas del respeto humano. el dolor es el espectáculo". (1 punto).
       3.-Temas románticos en Don "Álvaro o la fuerza del sino". (3 puntos).
       
       *Bitácora de Lengua y Literatura
       Desarrollo de la prueba de selectividad - junio -.
       Junio 16, 2008 @ 12:52 pm - Filed under Selectividad
       "LAS RUINAS DEL RESPETO" de Juan Marín

       1. A. El autor partiendo de la anorexia y sus estragos nos hace reflexionar sobre la inmoralidad que supone la contemplación en los medios de nuestras miserias.
       B. Juan Marín ha escrito una columna, género de opinión que le permite partir de una noticia de actualidad, la campaña publicitaria de No-lita, para ofrecer su punto de vista en su colaboración habitual y con indudable voluntad de estilo.
       Aunque se parte de una secuencia inicial narrativa, la de la muchacha que se obsesiona, líneas 1-9, el periodista ha incorporado su juicio modalizando el discurso a través de afirmaciones rotundas - líneas 9-12 -, la primera persona, la adjetivación negativa - "escandalosos", insensibilidad "patente" -, las formas verbales contundentes - "destroza", "deshace" -, haciendo que en conjunto prevalezca el tono argumentativo, con ligeros apuntes expositivos - líneas 25-32 -, con los que se explica los anuncios realizados por el fotógrafo Toscani.
       C. Es indudable que Juan Marín como columnista ha incorporado su voz propia, desde ese saludo inicial, casi coloquial, "Hola. Les cuento", a la utilización del plural de primera persona con la que busca la complicidad del lector. Lector, receptor, que no se limitará al del "Heraldo de Aragón", periódico regional de mayor difusión en esa comunidad, donde está publicada la columna. Habrá que pensar, tal vez, en personas preocupadas por los excesos de los medios de comunicación, en especial, los audiovisuales, publicidad y televisión, a la hora de mostrar las imágenes más indecorosas.
       Escrito en un registro estándar, habitual de los medios, contiene recursos retóricos como la comparación ("con la misma distancia ... con que otros colegas suelen fotografiar automóviles o helados de chocolate"), que embellecen el texto. Aparece la función conativa, el autor trata de convencernos de su posición, pero no falta la expresiva, se siente afectado por el tema, y la poética en la adjetivación y los recursos.
       2. B. La expresión "Sobre las ruinas del respeto humano, el dolor es el espectáculo", se apoya en una metáfora inicial, "ruinas", es decir, la destrucción de cualquier dignidad, que es lo que acontece en las imágenes de enfermos, anoréxicas, etc, para "construir" un acontecimiento

jmheraldo@hotmail.com | Imprimir

16/12/2007

Mirando las letras

Hola. Resulta que muchos quinceañeros españoles no se enteran de lo que leen. No sé, para mí que no han leído tebeos en su infancia. Es curioso, pero una riña tradicional de las madres de antes a sus hijos era algo así como: "¡Y que te pongas a estudiar de una vez! ¡Que estás todo el santo día leyendo tebeos!" El chaval se ponía a estudiar, sí, pero con un tebeo debajo del libro. Y es que la riña era injusta porque de esos tebeos se pasó a la lectura de libros y de periódicos y al final, ese niño se convirtió en alguien que leía y se enteraba de lo que leía. Por si la tele y la play no fueran poca desgracia, en el colegio, técnicas tan eficaces como el dictado y la lectura en voz alta han desaparecido por "trasnochadas". Y es triste pero si le haces leer a un alumno de ahora, de 15 o de más años, en alto te das cuenta de lo grave que es el asunto: para él, la coma, el punto y no digamos el punto y coma son adornos de diseño gráfico y, ¡glups!, puede leer cualquier frase como si fuera una pregunta cuando no hay signo de interrogación alguno; además, suele resultarle difícil encontrar la entonación apropiada a lo que está leyendo e, irremediablemente, el que escucha se queda sopas. Vamos a ver, ¿exagero?
       No mucho. Acaban de publicarse los resultados del informe PISA, que es un programa que evalúa el funcionamiento real de la educación en los distintos países europeos y España ocupa el puesto 26 (¡sorprendentemente bajo considerando que estamos dentro de un sistema regido por la LOGSE!) y somos particularmente malos en "comprensión lectora", que es como decir que los chavales no saben leer y punto, porque si no comprenden lo que leen, ¿qué han hecho? Pues mirar letras, más o menos. No, los del PISA no nos tienen rabia, que se lo pregunten a cualquier profesor. Y si uno no sabe leer bien, ni puede escribir con corrección ni estudiar con buenos resultados. En fin, un aviso para todos, pero que los padres también se den por aludidos, porfa. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

09/09/2007

Moda íntima

Hola. Ayer sábado, en misa, vi como los fieles devotos de los primeros bancos se ponían morados comiendo palomitas de maíz mientras el sacerdote leía la epístola. Sí, la parroquia ha colocado un puesto de refrescos y palomitas a la entrada y está siendo todo un éxito. Un dinerillo nunca viene mal, que los fieles se han vuelto muy rácanos con el cepillo. La misa de la tarde del sábado es un acontecimiento social aquí en el barrio y todos van muy elegantes. La mayoría de los feligreses varones va en pijama, que ahora se lleva de cuadros y no de rayas, mientras que las señoras prefieren el chándal y chanclas con pompón azul celeste. No, no es verdad. Todo es una trola. Nadie va en pijama a misa. Todavía.
       Hola otra vez. Cambiemos de escenario: la clase de Lengua en un instituto. La profesora saca a un alumno a la pizarra a ver que tal va de gramática. Va muy mal, pero lo que llama la atención de la docente es que el pavo lleva unos pantalones, aparentemente de dos tallas más, que caen en acordeón enseñando más de la mitad del calzoncillo. La profesora se pone un pelín tensa y para no volver a ver calzoncillos, prefiere llamar después a una alumna. La alumna va algo mejor en gramática pero también enseña el principio de un tanga negro por debajo de una falda minúscula. imagenEso sí, la chica va muy maquillada, quizá excesivamente para su edad, apenas 16 años. Diríamos que roza, quizá invada, la estética pelandusqui. La profesora recuerda ahora una comedieta inglesa que vio hace años sobre un famoso burdel de Londres, en el que las empleadas iban con falda gris, camisa blanca y coletas, en plan alumnas modosas de las Ursulinas. O sea, todo al revés. La profesora se ríe y piensa que hemos perdido el manual de instrucciones del "saber estar", ese conocimiento del papel que nos corresponde en cada situación. Nadie lleva traje y corbata en una piscina ni mono de trabajo en una discoteca. Pero exhibir la ropa interior en clase es ya algo muy normal. No, esto no es una trola. Nos vemos.

Muy raras veces aparece publicada en Heraldo de Aragón una "carta al director" referida a mis artículos, lo que me marca, a mi pesar, como columnista nada polémico. Pero el lunes 10 de septiembre de 2007, se publicó una firmada por Mª Asunción Manso García, que reproduzco integramente a continuación:
       "El domingo leí en "La Crónica" de su diario, un artículo de Juan M. hablando de los que él llama "devotos" de una parroquia y a los que atribuye un montón de cosas sobre su comportamiento y atuendos en "la misa de la tarde del sábado". Todo ello en un tono banal, peyorativo, ridiculizando ... No sé si él se encontraba entre los descritos...Al final añade: "No, no es verdad. Todo es una trola" Pero ya lo ha escrito y publicado. ya lo ha leído un montón de gente. Si es una trola, ¿qué gracia le encuentra a ridiculizar sobre algo que para otros es muy importante y a los que les molesta que trate el tema así? Cualquier día, igual les escribo yo en el mismo plan, sobre el atuendo y comportamientos del tal articulista ...Puede ser divertido. Total, poco cuesta añadir que "todo es una trola" ".
       — Hasta aquí la carta de Doña Asunción y dado que la reproduzco sin variación alguna y a continuación del artículo que la motivó, me abstengo de hacer comentarios sobre la misma. JM

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

01/04/2007

Menos que cero

Hola a todos. Aquí, en el barrio, estamos todos alterados con un decreto del Ministerio de Educación que suprime el cero de las calificaciones en la enseñanza obligatoria. En Madrid, ha habido una reunión y después de 2 horas de discutir sobre la educación en España, ha salido un funcionario y ha comunicado a la prensa lo siguiente: "Queda abolido el cero". ¿Se puede hacer esto?, me pregunto. Menos mal que no han suprimido el 9, porque me quedo sin cumpleaños. En fin, me he llevado un disgusto porque a mí, el cero me gusta n montón. Desde un punto de vista gráfico, es muy bonito, como un redondel un pelín amelonado, y si consideramos su significado, todavía más bonito. El cero es un punto de partida, una página en blanco, una pista de despegue, allí donde nace la esperanza de alcanzar un cinco, un siete, un diez. Se dice "partir de cero". Ahora, habrá que decir "partir de uno" y eso es trampa. En las próximas olimpiadas, habrá carreras de 99 metros, ya que les hemos regalado uno sólo por apuntarse.
        Pero no nos perdamos la justificación que da el Ministerio para tan radical medida. Dicen que es imposible que un alumno saque a final de curso un cero porque algo tiene que haber aprendido, por lo menos hasta un uno. Uff, cómo se nota que estos políticos no han dado clase. Es frecuente el hecho de que un chico, a final de curso, sepa menos que cuando empezó. Es decir, que no tiene cero sino menos que cero. Se trata de un tipo de alumno habitual en la enseñanza obligatoria: aparece por clase cuando le apetece y cuando viene, es para enredar y, así, se va olvidando de lo poco que sabía. Pero esta fiebre abolicionista de nuestros políticos está preocupando a los del barrio, principalmente a los comerciantes. "¿Qué va a ser de nosotros si suprimen la planta baja?", pregunta angustiada la de la mercería. "¿Y el peso? ¿De entrada, te van a cobrar el primer kilo?" Me pregunta mi vecina la Visi. No tengo respuestas. Lo siento. En respuestas: cero patatero. Con perdón. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

12/11/2006

Muchas bofetadas

Hola. Hoy es miércoles y esto es Barcelona: delante del palacio de la Generalitat, hay una manifestación de profesores protestando por las agresiones que sufren por parte de sus alumnos y, lo que es peor, por parte de los papás de sus alumnos. El tema es de meter miedo, más que nada porque indica la idea superpobretona que algunos padres tienen de lo que es la educación, de lo que es un profesor y de lo que es un hijo. Pero en medio de todo drama, siempre hay algo que da risa: las autoridades catalanas insisten en que no cunda el pánico ya que estos casos, aunque graves, son "puntuales". Hombre, gracias por la aclaración. Si los papás de cada uno de los 30 niños que hay en el aula fueran a dar un estacazo (o dos o tres, ya puestos) al profesor, iba a tener que dar clase la ministra del ramo y no creo que esté por la labor, francamente.
       Hola, otra vez. Hoy es hoy y esto es Zaragoza. Recordemos: el 8 de octubre, 7 chavales de 13 y 14 años entran en su colegio forzando una puerta y, ya dentro, se ponen a destrozarlo todo. Los pillan y dicen las criaturas que lo hicieron para tener 2 días más de vacaciones. Es un motivo, sí, pero no cuela y aquí, en mi bloque, pensamos que no había otra razón que la de juntarse la peña y pasárselo pipa en plan videojuego trepidante. La playstation, me temo, ya se ha quedado aburrida. Esa tarde de juerga ha costado (¿a quién?, conviene aclararlo) unos 60.000 euros. La primera idea que surge es que hay que expulsar del colegio a esos niños y separarlos entre sí porque, como pandilla, no son precisamente un "dream team". Así lo decidieron el director del colegio y los propios padres, pero ha llegado la DGA y ha dicho que va a ser que no, que lo mejor es que los niños sigan juntos en las mismas aulas que destrozaron, que la expulsión podría traumatizarles. Uff, no sé que duele más, si los mamporros de unos papás energúmenos o este tortazo moral al director de este cole de Zaragoza. Bofetadas por todos los sitios. Pobres profes. En fin, nos vemos.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

Artículos anteriores de Escrito con tiza


Finlandia, tan lejos
Ciudadanos de libro
Panfleto desesperado
Son como nos ven
Cine de tiza
Tema de hoy: el cole
Surrealismo, no, gracias
Otra primavera, otra reforma
Los chicos con los chicos
En portada
Catedrático de guardería
Noche de lluvia
Septiembre en junio
La profe no duerme
LATÍN