Visi, Rubén y otra gente de mi bloque

09/03/2011

La Visi me monta pitote y, luego, llora

Entro en el bar de la esquina para refugiarme del viento del noroeste (llamado cierzo en Aragón), pero no es un refugio del todo seguro porque del fondo me llega la voz alta e inconfundible de mi vecina la Visi, que está sentada con unas amigas: "Pues yo dejé de fumar hace cuatro años y se me puso el cutis estupendo; bueno, ya lo tenía muy bueno porque he heredado el cutis de los Rodríguez, que es la rama de mi madre. Solo me pongo una buena crema por las noches y ya está. A mi Rubén no le gusta nada y no para de chinchorrearme. "¿Qué, ya te has puesto el Tulipán?", me dice, pero yo ni caso. Por mí, que proteste, si es su gusto." Me concentro en el café con leche que tengo delante, que, por cierto, está abrasando. Los buenos camareros calientan la leche agarrando la jarra con la mano extendida y, así, controlan la temperatura. Los otros camareros la cogen por el asa. Hoy me ha tocado uno de los segundos.
        Noto que alguien me da unos golpecitos en el hombro. Me vuelvo y es ella, ¡quién iba a ser! La Visi adopta un tono confidencial: "Oye, Juan, dicen en el barrio que ya no escribes columnas para el periódico... ¿Es eso cierto?" "Pues sí; es verdad" Ella encuentra inmediatamente el motivo: "¡Me lo estaba temiendo! ¡Te han echado de Heraldo de Aragón por soso!" Me tengo que poner digno: "A ver, Visi, no empecemos. No me han echado; lo he dejado yo porque en el periódico, con esto de la crisis, han tenido que ajustar su presupuesto y este verano pasado me dijeron que ya no me iban a pagar por mis artículos; que, si yo quería, podía seguir escribiendo pero gratis..." Visi se queda como muda, abre mucho los ojos, y me suelta: "¡Alucino!¡No me digas que te pagaban! ¡No me lo puedo creer! ¡Pero si los únicos articulillos que tenían algo de gracia eran los que hablaban de mí y de los vecinos del bloque!" "Oye, Visi, no me fastidies, que a lo largo de estos diez años también he escrito artículos muy serios y con mucha enjundia..." "Bah, bah, bah; esos no los leía nadie. Vamos, vamos, que callado te lo tenías. Si yo llego a saber que cobrabas del periódico, me pido una comisión..." De repente, se queda callada y noto que se le humedecen los ojos: "O sea que, a partir de ahora, yo ya no voy a tener ningún protagonismo y volveré a desaparecer en el anonimato", dice entre pucheros. Y, lo que son las cosas, tengo que ponerme a consolarla: "Venga, Visi, tu nunca dejarás de ser protagonista en tu calle, en tu bloque, en tu barrio y en tu familia, que es lo que realmente importa. Lo demás solo es vanidad barata. Venga, no llores".
        "Bueno, pues invítame a un sándwich mixto, que creo que me lo he ganado".
        "Faltaría más. Y otro café para mi, por favor, a ser posible que no queme, por favor", pido en voz alta. Creo que el camarero me mira torvo, como si no entendiera de qué va mi indirecta. Por los ventanales, entra un sol radiante y veo que a Visi se le ha corrido el rimel de los ojos por las lágrimas, pero no le digo nada.
       
       COMENTARIO de F.B.L (17-03-2010): Hola. Una pequeña salvedad: lo mas importante, lo que realmente importa es el protagonismo de cada uno en su propia vida...y la Visi no esta excluida ...ni la calle ni el barrio ni menos aun la familia puesto que, con el paso del tiempo, se intenta (o debiera intentarse) equilibrar la ilusion con la decepcion...y tal vez discurran pendientes de colision: la ilusion centrifuga y la decepcion centripeta...por eso es preferible el buscarse ¿para irradiar? no dejandose invadir por nada que sea aportado de fuera...PERDON POR LA REFLEXION...ECHARE DE MENOS A VISI pues se que comparte mi opinión. Saludos y hasta la vista.
       
       Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Imprimir

02/01/2011

Ciudad de cristal (y 4)

Hola. Llevamos muchos meses de realidad abrumadoramente real, dominada por los mercados, el IBEX, la señora Merkel y el alcalde de Valladolid y pienso que para empezar un nuevo año se impone un poco de espiritualidad. Quizá lo mejor sea darse un paseo por la catedral de la Seo. En la Seo habrá cuatro gatos, estoy seguro. Pero nada más entrar, me veo a mi vecina la Visi delante del altar mayor, haciendo de guía turístico para todos los que quieran escucharla. Soy un ingenuo, lo reconozco, y siempre pienso que la felicidad va a durar algo más de veinte minutos. Pues no: ahí está ELLA. No obstante, no resisto la tentación y me acerco al grupo, que es de unas doce personas: sus parientes políticos, los de Tamarite (que han venido a Zaragoza a hacer compras), un matrimonio mejicano con dos hijas muy guapetas y una pareja alemana.
        La Visi está lanzada: "En este altar, el motivo principal es la adoración de los reyes magos. Además de oro, incienso y mirra, al niño Jesús le han traído otro regalo; fíjense cómo sostiene en sus manecitas una moneda de oro. Bueno, sinceramente, a mí me parece muy mal dar dinero a un niño tan pequeño. Yo creo que hay que esperar a que tenga por lo menos cinco años para abrirle una libreta y que se acostumbre a ahorrar. Si a todos nos hubieran enseñado a ahorrar, ahora no estaríamos padeciendo esta crisis, ¿no les parece?" Todos asienten y ella, satisfecha, sigue: "De todas maneras, a la familia no le vendría nada mal esa moneda, acuñada por el rey Juan II de Aragón, porque entonces un carpintero cobraba una miseria; no es como ahora, que encargas un mueble a medida y te piden una fortuna". La Visi se vuelve y pregunta: "¿Alguien de aquí toca algún instrumento?" Las niñas mejicanas contestan al unísono: "El piano". "Me alegro, así comprenderéis lo que ayuda la música en los momentos de soledad o de agobio financiero. Fijaos en ese pobre pastor de ahí arriba. Solo tiene cuatro ovejas pero está feliz tocando una especie de gaita". El hombre alemán puntualiza: "Una corrrnamusa". Confieso que me lo estoy pasando bien pero, para mí, el misterio es de dónde ha sacado Visi tanta documentación. Como si me leyera el pensamiento, la oigo que dice: "Todo esto no lo encontrarán ustedes en la güiquipedia, se lo aseguro". Me lo creo. Bueno, feliz año. Y nos vemos.
       
       *El altar mayor de la Seo del Salvador de Zaragoza data del siglo XV (fue concluido en 1468) y es obra del escultor alemán Ans Piet Danso.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

27/12/2010

Ciudad de cristal (3)

Hola. En su salón, decorado al más puro estilo sueco, Martín (profesor de biología, gran aficionado a la ópera y coleccionista de fósiles) bebe un té verde mientras escucha un aria de 'La Traviata', cantada por la excelsa Joan Sutherland. Martín no va a salir a ningún sitio esta Nochevieja, prefiere quedarse en casa y abandonarse a la melancolía. Acaba de terminar una historia de amor (o una de esas historias en las que al menos un 20 por ciento es amor) y, cumplidos ya los 35, se pregunta si él tendrá la culpa de que sus relaciones nunca le duren más de seis meses. ¿Asusta a sus parejas con su formación académica? ¿Es demasiado exigente? ¿Debería ir más al gimnasio? ¿Tendría que dejarse de ópera y aficionarse a Madonna y Lady Gaga?
        En el salón de su piso de la octava planta, Martín está completamente ajeno al pollo que su vecina doña Coro está montando abajo, en el portal: "¡Alguien me está quitando el periódico del buzón cada día! Y eso es por el número que viene detrás para la rifa de la cesta. ¡Es que voy a tener que darme de baja de la suscripción...! ¡Tiene bemoles la cosa! Y hace bien poco, me quitaron el fascículo de la alcachofa del coleccionable sobre verduras... ¡En esta casa hay una choriza y la voy a descubrir!" La Visi, que escuchaba callada, interviene muy digna: "Coro, haga el favor de explicar por qué dice choriza y no chorizo. Usted siempre contra las mujeres. Se lo tiene que mirar." Doña Coro, ya absolutamente alterada, suelta otro prejuicio, esta vez dietético: "¡Es que a los hombres no les interesan las alcachofas, que son más de chuletón! Pareces boba". "Oiga, sin ofender, que aunque usted ya sea muy mayor, no tiene derecho a insultar", responde la Visi con furia y mucho retintín.
        Todavía trabajando en su quiosco, Jorge comenta con uno del barrio lo mal que le han ido las ventas este año: "Menos mal que han subido un poco con esto del sorteo de las cestas de Navidad, que por el de güiquiliks te aseguro que ya no se vende ni un periódico. Es que si no fuera por la prensa del corazón, con chismes de la Belén Esteban o de la novia de Casillas, casi tendría que cerrar el garito". Jorge suspira hondo, doña Coro refunfuña, Martín duda si contestar o no una llamada de su ex y Visi se retoca el pelo frente al espejo del portal antes de salir a la calle. ¿La vida seguirá igual en 2011? Pues probablemente, sí. Nos vemos.
       
       Martín aparece en Cenas para dos y en Rupturas anunciadas, así como en varios artículos de las secciones Visi, Rubén y otros vecinos de mi bloque y Fiestas del Pilar.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

30/08/2010

Visi en la playa (y 5). O la Visi y el paso del tiempo.

Un tanto melancólica, la Visi me escribe su último email desde Cambrils. "Hola, vecino: Por un lado, me da pena dejar la playa pero por otro, siento que mi ciudad, mi barrio y mi bloque me necesitan. O los necesito yo, quién sabe. El caso es que tengo un poco de bajón; espero que no se me note demasiado. Ayer, después de cenar, pude escaparme de mi familia un rato para irme a oír cómo rompían las olas en la orilla. Ese ruido es puro chill-out y, sentada en la arena, logré calmarme un poco y dedicarme a mis pensamientos. El primer pensamiento que tuve fue sobre el paso del tiempo, puesto que lo he notado este verano de una manera brutal. Mira, el hamaquero de siempre ya no me pone ojitos y pasa de mí. Han sido muchos agostos poniéndome ojitos (sin ninguna probabilidad de éxito, por supuesto, que mi Rubén es muy susceptible) pero esa súbita indiferencia suya es una señal típica del calendario. Además, he aumentado una talla y he pasado de la 42 a la 44. Mi cuñada ya lo ha diagnosticado: "Te has engordado, Visi, porque untas mucho el pan en las salsas", me dice con media sonrisa pero yo pienso que es algo más profundo porque antes también untaba el pan y no me engordaba. Se dice que el tiempo pasa, pero no pasa, que prefiere quedarse en la cintura de las personas. No sé si esto pertenece a la dietética o a la filosofía, pero ¿podría hablarse de la naturaleza adiposa del tiempo? No hace falta que me contestes, tan solo son elucubraciones mías.
        Sigo con mi idea de dedicarme a la política municipal en plan independiente. El personal necesita políticos vocacionales, gente que se sacrifique en favor de la res publica (¿se dice así?) porque está cansado de los políticos de oficio, o de beneficio, que han vislumbrado mejor carrera personal en los partidos o en los sindicatos que ejerciendo sus profesiones. No, yo no quiero ser política de escalafón porque el escalafón tiene sus peligros; puede ocurrir que llegues a cierto nivel y pienses que ya tienes derecho a la corrupción o derecho a no pegar golpe, ¿me entiendes?. Ah, y te aseguro que si salgo elegida de concejala, la próxima visita de Michelle Obama a España será a Zaragoza. Le cerraremos la Aljafería, para que la vea tranquila, y le pondremos una rondalla de joteros todo el día a la puerta del hotel. Bueno, quizá todo el día sea demasiado. Ya lo pensaremos. Y hasta muy pronto".
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

22/08/2010

Visi en la playa (4). O la Visi entra en la política municipal.

Hola. De los emails que he recibido de mi vecina Visi esta semana, selecciono el más alarmante: "Buenos días, vecino. Ya perdonarás que lleve dos días sin escribirte, pero es que ayer nos fuimos de excursión a Tarragona a ver qué tal eran allí las rebajas. Igual que en todas partes, créeme; lo que gusta sigue siendo caro. Además, yo tenía la cabeza en otra parte, ocupada en cosas de más relevancia. Te explico: leyendo un periódico de hace poco, me entero de que el Ayuntamiento de Zaragoza ya está preparando el proyecto de una línea de metro de este a oeste de la ciudad. Mira, cuando lo leí, me entró un sofoco muy grande. No tenemos dinero para nada, no hemos acabado la primera fase del tranvía y Dios sabe cuándo se podrá empezar la segunda y ahora nos vienen con el metro. ¡Qué agobio y qué locura! Y, encima, ya han encargado los estudios previos, que nos van a costar ¡trescientos mil euros!. Yo me he dicho: Visi, en ese ayuntamiento hace falta alguien con sentido común, alguien maduro e inteligente que aporte sensatez. Y, por tanto, he decidido presentarme a concejal. Yo alucino, la verdad. ¡Qué tenga yo que dedicarme a la política! ¡Cómo si tuviera pocas cosas que hacer! En fin, el problema es que no sé por qué partido presentarme, que no me gusta ninguno. He pensado en los Verdes, pero mi cuñada trata de quitarme la idea: "Hija, para cuatro macetas que tienes..." Mira, quizás tenga razón y, además, lo mío es ir siempre de independiente.
        Creo que en la política tengo futuro, porque soy muy auténtica y hoy el principal problema de los políticos es hacer creer al personal que no mienten cuando dicen que no mienten. Es una cuestión de credebilidad, perdón, de credibilidad. Aunque, por otro lado, parece ser que la honradez no da votos y que los corruptos se mantienen en el poder sin dificultad. No sé, ya veremos qué pasa. Desde luego, lo que yo voy a aportar es un look diferente, muy distinto al de mis competidoras, que se visten como señoronas pacatas. Creo que llevaré ropa más escotada porque pienso que dos centímetros de canalillo pueden dar muchos votos. Ya sé que me van a criticar por esto que digo, pero si a los tíos les das fútbol y canalillo, enseguida arrinconan las ideologías. Lo sé por mi Rubén. ¡Pobres ideologías; no quisiera ser yo una de ellas! Y te dejo. Los del bloque, cuidaos mucho". Y nosotros, nos vemos.
       
        Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

16/08/2010

Visi en la playa (3) o La Visi y los ecopijis.

Hola. La Visi vuelve a atacar vía email: "No todo es tranquilidad aquí, en Cambrils. Ayer mismo tuve una pesadilla en la siesta. Soñé que el Parlament prohibía la pesca en el litoral catalán, pues no era civilizado permitir la larga agonía de los peces fuera del agua para que, al final, nos los comiéramos entre risotadas y con vino y gaseosa. Así que, sobresaltada, me levanté y puse a toda la familia en marcha para ir a cenar salmonetes al barrio pesquero. Me dije a mi misma: mientras la prohibición llega o no llega, yo me pongo morada. Pero mi subconsciente no ha asimilado completamente la abolición de las corridas de toros en Cataluña y así pasa que tengo miedo a que prohibir se convierta en una actitud progre y cool. Pues sí, me dan pavor los ecopijis, que están surgiendo como setas. Yo, de ecopiji, nada de nada; que riego mis macetas y les hablo y les pongo música cerca con el transistor, pero que luego me como un lenguado o unas chuletas sin asomo de culpa, créeme.
        El caso es que para cenar, además del pescado, nos pusieron una fuente grande de ensalada en el centro. Y mi cuñada no tardó nada en ponerse impertinente: "Pero, Visi, hija, que te estás comiendo todas las olivas... Deja alguna para los demás". Y así todo el rato. Pero, mira, sinceramente, esta vez tenía razón, porque pensé que para que se las comiera ella todas, me las comía yo. Es que este mundo es muy terrible y necesitas un poco de egoísmo para sobrevivir, ¿no te parece? Y mi cuñado ahondó en la herida: "¿Sabes, Visi, que para que te comas esas olivas, antes han golpeado sin piedad las ramas del árbol? Si vieras la paliza que le dan al olivo con unas varas largas, a ti no te quedarían ganas de probar ni una aceituna". Lo que te dije, ya tenemos un ecopiji en la familia. Desesperante panorama.
        ¿Y sabes que las nuevas marquesinas del tranvía de Zaragoza tendrán plantas en la cubierta? Creo que son plantas crasas, que necesitan poco mantenimiento. Pero las crasas son las preferidas de los pájaros, porque tienen mucha agua, y se las comen sin remordimientos. Espero que no se fijen en ellas las palomas. No sería bueno tener palomas instaladas en las paradas del tranvía; tú ya entiendes por qué lo digo. Pero me callo, que luego viene mi cuñado y me dice que no defiendo el ecosistema. Y vale por hoy, que me estás haciendo escribir mucho". Aguántala. Y nosotros, nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

08/08/2010

Visi en la playa (2) o La globalización de la Visi

Hola. Confieso que mi vecina La Visi a veces me harta, pero también es cierto que sus charletas en el portal y, ahora, sus emails me dan mucho juego para estos artículos. Este es el último que me ha enviado desde Cambrils. Sin su consentimiento (ya le pediré perdón después), lo reproduzco tal cual: "Buenos días, vecino. Estaba en la playa, tumbada boca abajo en la finísima arena, cuando pensé en lo retrasados que van los medios de comunicación con respecto a la realidad. Fíjate que todavía hay periódicos que hablan de China como de una potencia emergente. No, de eso nada, monada, que ya ha emergido. Aquí hay dos chinos por cada aragonés, que ya es decir. Sobre todo, hay unas chinas que pasean por la playa ofreciendo masajes a todas horas. He notado que a mi Rubén le apetece el tema, pero se lo tengo prohibido. A mi marido ¡sólo le pone las manos encima una servidora! Ya me entiendes en qué sentido lo digo, que no es cosa de ponerse a dar detalles.
        Ayer, propuse a la familia volver a un restaurante francés que me gustaba. Yo es que soy muy francófila, que siempre he sido fan de Gérard Depardieu, por esa manía mía de que me chiflan los feos. Bueno, pues cuando entramos en el restaurante, me doy cuenta de que está regentado por una familia china. El trato fue amabilísimo y los precios, mucho más baratos que en París, pero yo comenté que se estaba perdiendo la autenticidad de las cosas. Y no sabes lo impertinente que se puso mi cuñada, diciéndome que a mí lo que me pasaba es que no estaba globalizada. ¡Decirme eso a mí! A los 14 años ya fui a Lourdes y a Pau con el colegio y (esto es absolutamente confidencial) hace tres veranos, en este mismo pueblo, no tuve un lío con un siciliano porque yo no quise. O sea que a global, no me gana nadie.
        Es más, me molesté cuando Alberto Contador recogió el trofeo de vencedor del Tour y no fue capaz de decir ni una palabra en francés para dar las gracias. Oye, inmediatamente le escribí una carta al alcalde de Pinto para que se la pasara al ciclista porque me parece una paletez que, después de haber ganado tres veces, no se haya puesto a estudiar la lengua de Depardieu. Si yo fuera Carla Bruni, le habría dado una colleja. Los españoles seremos muy buenos en deportes, pero en idiomas somos un desastre. Y con este pensamiento, te digo adiós. Cuídate." Me cuidaré, Visi, no temas. Nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

02/08/2010

Visi en la playa (1)

Hola. Aquí, en mi bloque, estamos de enhorabuena porque nuestra vecina la Visi se ha ido de vacaciones a Cambrils, al apartamento de sus cuñados, y eso nos asegura un periodo de tranquilidad. Pero, dos días después de su marcha, ya he recibido un email suyo: "Buenos días, vecino. Ya no podía más y me he puesto a mandar cartas a todo el mundo; ya ves, incluso a ti. El verano no es lo que era con esto de la crisis. ¿Te acuerdas de cuando hace dos años me compré un bolso de Louis Vuitton, en las mantas del paseo marítimo, por 15 euros? Pues este año no, nada de nada de permitirme esos lujos y es que no sabes lo mal que está el mundo del taxi, que mi Rubén no para de dar vueltas todo el día por Zaragoza y se las ve y se las desea para bajar la bandera alguna vez. El personal se cree que lo del taxi es un gasto superfluo, como de jet-set, y eso es una equivocación muy grande pues un viajecito en taxi quita el estrés y previene de muchas enfermedades mentales.
        Lo peor de Cambrils es convivir con mi cuñada. Ahora se ha empeñado en presentarse a un rialiti de esos de supervivientes y yo le dije ayer en la cena, muy inocentemente: 'Pues ya puedes empezar a ponerte a régimen'. Y no sabes cómo se mosqueó. Para mí que el único rialiti en el que podría participar es en un documental de la 2, algo así como 'Supervivencia de las focas y morsas en el clima mediterráneo'. En fin, no va a ser todo sol, playa y sangría; también hay que tener conflictos, que la vida es así.
        Ya tengo ganas de volver a casa, fíjate, y no hace nada que me he ido pero es que estoy llena de ideas para nuestro bloque. He pensado que vamos a cobrar un canon a las empresas que meten propaganda en los buzones. Un tanto por folleto y por buzón. Algo parecido a lo que hace la SGAE. Lo malo es que los vecinos tendremos que hacer turnos en el portal, delante de los buzones, para cobrarlo. ¿Tú, qué turno prefieres: mañana o tarde? En la crisis hay que aguzar el ingenio, pero me parece que en el bloque la única que piensa soy yo. Los demás os dedicáis a la política o al chismorreo. Bueno, adiós, que me voy a comprar la verdura. No sabes lo caros que están los tomates aquí. Nos vemos (como tú dices)". Pues eso, nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

31/05/2010

Miles de amigos

Hola. Mientras, en la Universidad de Zaragoza, una bibliotecaria americana imparte una conferencia sobre el uso que hacen las mujeres de las redes sociales, en el bar de aquí abajo, mi vecina Visitación (para los del barrio, la Visi) se acerca a nuestro grupo sonriendo: "Hoy invito yo al café, que tengo que celebrar algo muy importante: ¡ya tengo mil amigos en el Facebook!" Doña Coro me susurra muy bajito: "Ya verás como esta no dice nada de los enemigos, que seguro que tiene muchos más..." Jorge, el quiosquero, empieza a chafar a la Visi: "Muy bien, pero de esos mil, ¿a cuantos conoces de verdad? Porque yo tengo unos doscientos y creo que sólo conozco a cincuenta, que los demás me han caído de no sé donde". Visi se pone seria: "Es muy triste ver lo poco que entendéis de redes sociales. Mira, Jorge, no se trata de amigos exactamente, sino de personas afines; se trata de comprobar que uno no está solo en el mundo, que hay mucha gente que piensa y siente lo mismo que tú". Y después de un breve silencio, nos suelta: "Para mí, el Facebook es la vida porque aquí, en el bloque, me siento muy incomprendida". Mientras la Visi se hace la víctima con nosotros, en la Universidad parecen darle la razón.
        La conferenciante, Isabel Espinal, dice que el uso de redes sociales como Facebook o Twitter está dominado por mujeres aunque, eso sí, quienes dirigen y controlan esas redes son hombres. Y que los motivos que les animan a ellas a usarlas son: 1. divertirse; 2. expresarse; y 3. "conectarme con otra como yo". Es decir: entretenimiento, desahogo y búsqueda de iguales. La señora Espinal dice que las redes sociales ofrecen a las mujeres más espacio para opinar en igualdad de condiciones que la vida y pone como ejemplo las reuniones de trabajo, en las que los hombres suelen interrumpir a las mujeres y pisarles sus turnos de palabra.
        Y en el bar de aquí abajo, la Visi sigue hablando sin parar: "El último grupo del que me he hecho fan es 'Contra la desaparición de la muñeca flamenca por culpa de la TV plana'. Es que hay que salvar a las bailarinas que se ponían encima de la tele porque como ahora los aparatos son tan estrechos, pues la gente no se las compra. Ya somos más de 17.000 miembros en ese grupo". Y mientras, en la Universidad, la conferencia acaba con aplausos, aquí, en el bar de abajo, solo se oyen risas. Nos vemos.*
       
       *La bibliotecaria de la Universidad de Massachusetts y experta en temas de mujer y nuevas tecnologías, Isabel Espinal, analizó el jueves pasado, 27 de mayo, las redes sociales en clave de género en la conferencia expresivamente titulada "Encontré el escenario para desahogarme". El acto fue organizado por el Observatorio de Igualdad de Género y la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

03/05/2010

Rehabilitar por decreto

Hola. Está el barrio que arde y aquí, en el café de la esquina, no se habla de otra cosa que de la circular conminatoria que les ha llegado a muchos vecinos desde el Ayuntamiento: "Se ha constatado que el edificio de su propiedad está obligado a someterse a la Inspección Técnica (bla, bla, bla) y se le REQUIERE a fin de que proceda al cumplimiento de dicha obligación para lo que deberá encargar a un profesional competente la elaboración del informe..." Y la carta termina hablando de sanciones si esto no se lleva a cabo. Mi vecina Visi le pide a Martín, el del 8º, que es profe de la Universidad, que se lo explique mejor. Martín suelta una tosecilla, como si fuera a empezar la clase: "Pues, nada, mujer, que el edificio tiene más de 50 años y que tiene que pasar una inspección para comprobar si el tejado y la fachada y todas esas cosas están bien. Pero que nosotros, los vecinos, tenemos que contratar y pagar por nuestra cuenta al que nos haga la inspección..." Félix, el de la limpieza municipal, que es muy espabilado, interrumpe: "Pues es que la crisis del ladrillo ha afectado mucho a todos: a los albañiles, a las inmobiliarias, a los persianeros y, ojo, también a los arquitectos. Porque esa inspección sólo la pueden hacer, escucha, o arquitectos o aparejadores. O sea que les ha venido Dios a ver. Dios o quién sea". Jorge, el quiosquero, no se calla: "Yo es que no nací ayer, sabes. Tres días después, sólo tres días después, de llegar al buzón la cartita del Ayuntamiento, llegaron otras dos de arquitectos, diciendo que sabían que habíamos sido requeridos para la inspección de edificios y que se ofrecían para hacerla. Y ya incluían un listado de precios y ofertas. Y espera, que dentro de una semana empezaremos a recibir folletos de los que arreglan fachadas..." Martín da un sorbo a su café, que se le ha quedado frío, y musita: "Hay algo feo en este asunto. Y creo que es esa especie de coordinación en cadena y tan rápida entre ayuntamiento, profesionales técnicos y empresas de reformas". La Visi, que llevaba callada bastante rato, se pone cotufa: "Ya, así se soluciona la crisis: forzándonos a rehabilitar las casas..." Y, de repente, se dirige a mí: "Oye, ¿tu crees que cuando yo cumpla 50 años, el ayuntamiento me obligará a hacerme un lifting?" La carcajada es general en todo el grupo. Unas risas que nos hacían falta, la verdad. Nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

COMENTARIO de FF (03/05/2010): ¿Por qué nadie comenta explícitamente la verdadera actitud municipal ante la ITE?:
       Los Ayuntamientos tienen la obligación de acometer subsidiariamente aquellas obras y reformas en los edificios en aquellos casos en que se de la circunstancia de peligro inminente para la seguridad pública o afecte a terceros.
       Los ayuntamientos en su gerencia de urbanismo deben contar con un servicio de inspección y catalagoción que permita conocer el estado arquitectónico de los municipios. Este servicio debe realizar una "ITE" no sólo de los edificios de particulares, también de los de titularidad püblica, los monumentales, aquellos simbólicos, de las infraestructuras, de las instalaciones y redes (agua, gas electricidad, telecomunicaciones ...) ...
       El ayuntamiento de Zaragoza establece una ITE que únicamente obliga a los particulares, el resultado de la inspección debe redactarse en un informe y sólo quiere conocer aquellos cuyo resultado es favorable
       El ciudadano de Zaragoza percibe que se le imponen obligaciones que no se exigen a las administraciones públicas, entidades de derecho público, empresas calificadas de servicio público y otros.
       Aquel ciudadano de Zaragoza, en estado de necesidad, después de obtener un informe negativo de ITE y pagarlo necesitará obtener un certificado y pagarlo que certifique la verdadera necesidad de acometer las obras y reformas necesarias para poder solicitar de su ayuntamiento la ejecución subsidiaria de dichas obras
       La persistencia en la dejación de funciones de los servicios de inspección y catalogación por parte de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza hace muy conveniente que deban notificarse todas las ITE sea cual sea su resultado. Y las negativas son las que deberían importar especialmente al ayuntamiento para hecer el adecuado seguimiento de que las cosas se corrigen y cuando no se hace si es por desidia del propietario conminarle a hacerlo y si es por imposibilidad material del propietario poner a trabajar a los servicios sociales. Recordemos que si un edificio obtiene un resultado negativo de ITE probablemente estarán en duda las condiciones de habitabilidad y los Servicios Sociales bien deben posibilitar el realojo de las familias que allí habiten mientras dure la subsanación de los defectos. En esto la hipocresía del Ayuntamiento de Zaragoza algunos ciudadanos la estamos percibiendo cercana a la agresión y el insulto.
       El ciudadano de Zaragoza hecha en falta un manual de procedimiento e inspección de la ITE en el que se establecan los puntos a inspeccionar, el método para hacerlo y la calificación de los defectos. También sería conveniente establecer un protocolo para dirimir cuestiones como: estas humedades que afectan al edificio ¿de dónde proceden? del propio edificio, del mal estado de las aceras, del mal estado de las vías asfaltadas, de las redes de suministro de las canalizaciones de vertido, del vecino ... y cómo se soluciona esto; tal vez mediante la ejecucución subsidiaria por parte del ayuntamiento de las obras necesarias para su reparación
       La ordenanza de ITE en Zaragoza en mi opinión está escasamente trabajada y no va a cubrir los objetivos que al ciudadano importan hoy por hoy tenemos edificios que están pasando la inspección y por ejemplo la antena de televisión tien algún tirante suelto o el mástil está visiblemente podrido, nadie evalúa si los balcones o galerías exteriores están sobrecargados por los cerramientos que se han efectuado, tampoco nadie evalúa si las reformas y modificaciones que se han hecho afectan o no a la seguridad ni si se han hecho dentro de la legalidad o no.
       Por ahora las veces que hemos leído en los periódicos algo acerca de hundimientos, problemas causados por el mal estado de los edificios, defectos estructurales en edificios percibo que normalmente es en edificios públicos, esos que estan exentos de ITE, a consecuencia de obras realizadas por constructoras y dirigidas por arquitecto y aparejador en edificios colindantes, a consecuencia de grandes obras públicas y por defectos en obra nueva de promoción privada y especialmente de promoción pública. ¿Y ahora esos arquitectos y esos aparejadores de coche oficial quieren venir a unos humildes ciudadanos de a pie a decirnos cómo debemos mantener nuestros edificios y que obras debemos acometer? Que se vayan a dar ejemplo con el Palacio de Congresos, la estación Intermodal, algún edificio de Valdefierro otro de camino Las Torres o Césareo Alierta, las redes de agua y vertido, algún puente y tantos otros que cada uno con nuestra memoria podemos aportar.
       Muchas gracias y perdón por el cabreo
       Un saludo.

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

14/02/2010

Ruido de barrio (2)

El termómetro de la calle marca cero grados, o quizá menos, pero en el bar de aquí abajo la temperatura es agradable. Un pavo con el pelo en forma de cresta (lo que le hace parecer más alto) entra y le da a Eli, la camarera, una hoja: "Te dejo mi curriculum, si no te importa. Tengo experiencia en cocina". Eli le coge la hoja: "Vale, dámelo. ¿Quieres un café?, que te invito". Y el chico acepta.
        Jorge, el quiosquero, nos comenta: "Pues a Labordeta le van a nombrar doctor honoris causa y hay profesores que están muy en contra... Ah, todo es política en la vida y en la Universidad, todavía más". Mi vecina la Visi se queda pensativa: "Oye, Jorge, esa canción de Labordeta que se sabe todo el mundo; sí, esa de 'Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad' no la he entendido nunca muy bien, porque yo, al levantar la vista, veo el cielo, no la tierra". Eli suelta una carcajada: "Pero Visi, eso se llama licencia poética; los poetas pueden decir cualquier sinsentido, que se les perdona. Es como si dice que 'al bajar la vista, se ve el sistema solar'; pues no pasa nada". Parece absurdo pero, instintivamente, todos nos ponemos a mirar al suelo. No hay planetas ni estrellas fugaces sino el rastro menudo de muchos desayunos.
        En la tele que hay al fondo, una presentadora comenta que, a pesar de la crisis, España es de los países que más ayuda han aportado a Haití. La misma presentadora cambia su expresión, ahora más sonriente, y mira hacia otra cámara para anunciar un producto que "mejora sensiblemente el tránsito intestinal". Repite "sensiblemente" con énfasis mientras se da unos golpecitos en la tripilla. Entra una chica muy alta de piel morena, se acerca a la barra y le da a Eli una hoja: "¿Puedo dejarte mi curriculum? Tengo experiencia de barra y hablo inglés..." Eli se lo coge y le invita a un café. La morena y el pavo con cresta se miran con comprensión y un pelín de recelo. Como ellos, entrarán dos más en lo que queda de día. La Visi sigue erre que erre: "Yo, esa canción de Labordeta no la entiendo; que no, que cuando levanto la vista no veo una tierra; ni en sueños..." Venga, vámonos ya. Aunque haga tanto frío afuera. Nos vemos.
       
       *Si te ha interesado este artículo, puede que te interesen estos otros: Juegos callejeros y Diálogos nocturnos.
       **Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.com | Heraldo de Aragón | Imprimir

Artículos anteriores de Visi, Rubén y otra gente de mi bloque


Ruido de barrio
Juegos callejeros
El hábito hace al monje
Hillary y Barack: cuestión de género
Carla Bruni: el amor, la inteligencia
Todos a dieta
En un planeta perfecto
El rosario de mi madre
Se acaba la fiesta
Ganas de tema
La felicidad
Disidentes
Grandes debates de hoy
Mejor en la inopia
Cenas para dos
Europa desde el corazón
La camisa
Iguales, normales, distintos
La depre postelectoral
La trampa del olvido
Esto no es serio