05/11/2006

Méritos no tan académicos

Hola, el tema de hoy es el enchufe, una tradición española a la que no se renuncia. Al que tiene enchufe se le llama enchufado y un enchufado es un amiguete del que enchufa, o sea, del que tiene el poder. El pasado mes de octubre, se celebró en Madrid el II Congreso sobre la Corrupción Universitaria. Cuando se celebra un congreso con ese nombre tan tremendo, es que hay un montón de gente harta de hablar del asunto en una cafetería. Pues sí, parece ser que, en la Universidad, las plazas definitivas se dan, con cierta frecuencia, a profesores con una trayectoria de obediencia ciega al catedrático de su departamento, o sea, a su jefe. Un poner: "Martínez, tiene que llevarme a la estación y después, si no le importa, acompañar a mi madre al acupuntor. Ah, como estaré tres días fuera, en un congreso, no podré corregir el examen que me hicieron los de 4º curso; estoy seguro de que usted será tan amable de tenérmelo corregido para cuando vuelva". Martínez calla porque A) sabe que eso tendrá su compensación un día, B) porque sabe que si protesta, su carrera puede verse parada y C) porque ahí, al lado, está Álvarez acechando, encantado de llevar a la mamá del catedrático al acupuntor los días que haga falta. Con este panorama, es muy difícil que un profesor pueda obtener un puesto en una universidad que no sea la suya dado que, como es obvio, no se va a permitir que un extraño ocupe la plaza del favorito. Al fin y al cabo, alguien desconocido siempre es alguien independiente, que llega sin deber favores. Una pena, porque, como todas las corrupciones, la endogamia persistente de la Universidad española acaba manchando a todos: gente muy valiosa, a la que no le hace falta ningún enchufe, ha tenido que aguantar lo inaguantable y, a la vez, gente quizá mediocre ha obtenido su plaza gracias a la prestación de servicios no precisamente académicos. El año que viene, se celebrará un nuevo congreso sobre la corrupción universitaria. Es como un congreso del derecho al pataleo. En fin, nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"