25/03/2007

Menosprecio de las lenguas

Hola. Un tema duro el de hoy. Les pongo en antecedentes: hace poco me compré un reproductor de música mp3. Es un cacharro bonito que, siguiendo la tendencia de la nueva tecnología, es muy pequeño a pesar de tener muchas prestaciones: reproduce música, graba mensajes de voz y se oyen 30 emisoras de radio y, si te descuidas, también te hace unos gofres estupendos. El único problema es que hay que aprender a usarlo, pero eso no es imposible ya que viene acompañado de un cuadernillo de instrucciones. Sé que es cruel por mi parte pero voy a copiar el párrafo dedicado a "presionar las teclas". Que voy: "La acción de presionar consiste en 4 maneras tales como presionar corto, presionar de largo, presionar y sólo presionar". Uno flipa y se pregunta cuál es la diferencia entre "presionar" y "sólo presionar"; no obstante, paso a enterarme de lo que es "presionar de largo" y es esto: "presionando sobre 3 segundos y tomar efecto si usted lo mantiene y tomando efecto contemporáneamente". No, no es sólo una falta de respeto a la dignidad del consumidor sino una prueba patente y real (a quien me lo pida, le paso una fotocopia de estas instrucciones) del desprecio al oficio de traductor, y por extensión a las lenguas que hablamos, en este caso, el español.
        El hecho de traducir está cada vez más subvalorado en la sociedad global, precisamente ésa en la que no hay fronteras. Es cierto que las fronteras entre mercados están desapareciendo y fabricantes y consumidores de todo el mundo nos paseamos ya por la misma tienda, pero siguen existiendo las lenguas, cuyas fronteras sólo pueden ser eliminadas por los buenos traductores. Un traductor en España sale de 5 a 10 euros por hora de trabajo. Ya no se le paga por página traducida sino por palabra y si la palabra aparece más de una vez en el texto, a partir de la segunda vez, se le paga menos. Pero todavía es más barato un programa informático de traducción. Que luego no se entienden las instrucciones, no importa; tú ya has comprado. Penoso. Nos vemos.

El manual de instrucciones que se cita en este artículo es el de un reproductor MP3 JazzFree, de la marca Supratech (naturaltechnology), adquirido en la FNAC por 99 €. ¿Más detalles?

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"